Friday, 23 March 2012

AMENAZA: SER PERIODISTA EN EL SALVADOR


Periódico digital salvadoreño amenazado por sus informes


El miércoles pasado (14 marzo 2012) el periódico digital salvadoreño El Faro publicó una nota en la que revelaba la existencia de un pacto entre las pandillas – uno de lós más grandes y complejos problemas de El Salvador – y el gobierno para reducir los índices de homicidios.


El artículo se llama "Gobierno negoció con pandillas reducción de homicídios". Las investigaciones sostienen que este pacto incluía el traslado de líderes de las pandillas del penal de máxima seguridad a penales de menor seguridad, a mayores comodidades y a otros beneficios. Esa misma semana, la pasada, el promedio de homicidios se redujo más de la mitad.


El reportaje estaba basado en diversas fuentes de inteligencia de varias agencias del Estado, por funcionarios de gobierno y, en la calle, por jefes locales de pandillas. Dos días después, el gobierno respondió con una conferencia de prensa del ministro de Seguridad, en la que negó la existencia de este acuerdo.


A esta conferencia, con periodistas de varios medios, no invitaron al personal de El Faro, indicó Carlos Dada, director de El Faro (foto arriba). En la reunión, los funcionarios afirmaron que tenían información de inteligencia que sugería que los pandilleros estaban enojados por el artículo de periódico y que el personal del sitio estaba en peligro, señaló Dada.


Al día siguiente, el ministro de Seguridad Munguía Payés indicó al personal de El Faro que corría el riesgo de ser atacado por las bandas criminales, pero no dio más detalles ni ofreció protección para el personal.


El trabajo de un medio de comunicación serio implica mantener una posición crítica, sospechosa y exigente con el poder. Implica cuestionar las versiones oficiales y las de personas e instituciones con poder económico, político, militar o de cualquier otra naturaleza.

Hacer este trabajo en estados débiles como El Salvador supone poner en riesgo, a veces, más que la credibilidad y el prestigio.


En mayo de 2011, El Faro ya habia publicado un artículo titulado "El cartel de Texis," que reveló una red de crimen organizado que involucra a líderes de pandillas, empresarios prominentes, y políticos locales en el noreste de El Salvador.


Dada afirmó a la organización no gubernamental Committee to Project Journalists (CPJ) que en febrero, nueves meses después de la publicación del artículo, el personal del periódico notificó que estaban siendo seguidos y fotografías por individuos no inidentificados. Dada indicó que sospechaba que la policía estaba siguiendo al personal del medio con el propósito de identificar las fuentes del artículo publicado en mayo.


"Estamos preocupados por la seguridad del personal de El Faro y estamos monitoreando la situación muy de cerca", afirmó Carlos Lauría, coordinador senior para el programa de las Américas del CPJ. "Responsabilizamos al gobierno salvadoreño por el bienestar de los periodistas de El Faro".


La investigación del CPJ indica que periodistas que informan sobre la violencia de las pandillas en El Salvador asumen el riesgo de convertirse en blanco ellos mismos. En 2009, Christian Poveda, cineasta franco-español, fue asesinado por miembros de la pandilla Mara 18.

2 comments:

Anonymous said...

:(
agapi that's so sad
and kind of shocking

the bandillas are such an interestin and scary topic for el salvador

big ups on all the brave journalists who speak the truth despite all this
more spanish please :)

filakiaaaa

Juliana Vitorino said...

Não gosto muito do Dada, acho ele meio pedantezinho. Mas uma coisa há de se reconhecer, o bicho tem cojones. As reportagens extensas sobre pandillas e as melhores entrevistas do El Faro são dele, incluindo a bomba sobre o assassinato de Monseñor Romero e essa agora da negociação governo-pandillas, que eu li assim que publicaram e, confesso, me pareceu até fantasioso na hora, até que vieram todos os acontecimentos que se seguiram. Que viagem!
Depois te mostro um texto do próprio Dada que dizia que, dos países centro-americanos, El Salvador era o melhor (ou menos ruim) para o exercício jornalístico... O comentário dele tinha a ver com a atuação sem controle de grupos narcotraficantes e sua imensa rede de sicários que tem aterrorizado Guatemala e México. E em Honduras ele atribuía o perigo à falta de segurança ao período pós-Zelaya, por motivos que tu bem conhece.
Que semelhante coisa aconteça no pulgarcito, e pior, que o próprio governo cite levianamente o Poveda, como se não tivesse a responsabilidade de proteger e estivesse contanto com o "acaso" de uma morte, é a coisa mais esdrúxula que poderia ocorrer! É do tipo de coisa que faz tu questionar política, institucionalidade (ou a falta dela) e, em termos mais pessoais, o bom senso e a obrigação de um Estado de promover o bem comum. Que bons ventos soprem no pulgarcito de mi corazón. E, vamo seguindo. Venceremos! =)